,

Brunetto: “Mi música siempre ha sido sincera”

Hablemos un rato con Bruno, también conocido como Brunetto, cuyo EP Humanity ve la luz en Sincopat estos días. A Bruno le gusta todo, desde Chemical Brothers, pasando por la paella, hasta el fútbol de su Sevilla. Aunque hay que decir que este año el Valencia está mejor… ¿Cómo acaba un sevillano en Barcelona?
Antes de nada, procuraré no ser una persiana y enrollarme lo justo. Ni más, ni menos. Ni menos, ni… ¡Ya empiezo! Querrás decir cómo acaba un sevillista en Barcelona. Pues nada, enviado por Monchi en octubre de 2006 a ver si lograba fichar a un tal Messi jajaja Ahora en serio. Tras un mogollón de años en la primera línea de la electrónica ‘menos acomplejada’ en mi tierra andaluza -tiempos fantásticos todo hay que decirlo, para mí la década de los 90 sigue siendo un episodio mágico en imprescindible en mi vida, al menos para ser lo que soy a día de hoy, esa pasión tan gordota que tengo por la música- decidí dar un paso adelante y subir a Barna. Necesitaba evolucionar, y la ciudad condal ya la tenía controlada, solía subir a comprar vinilos, pinchaba asiduamente… Su gente, su cultura, siempre me atrajeron. Por otro lado, sentí también la necesidad de dejar de ser un murciélago nocturno para, sin desligarme de mi pasión, desligarme de la noche para trabajar más de día. Las tinieblas de 4 clubes a la semana por la luz de una oficina rodeada de plantas, revistas y discos. Comencé como responsable de prensa en Decoder Muzique, a partir de ahí no paré de crecer en este sentido. Trabajé luego para Spinner / AOL, y empecé a colaborar para revistas como Go!, lamilk… A día de hoy trabajo para Clubbingspain, DJ MAG, OCIMAG, SMD MAG, y soy responsable de comunicación de Miracle MGMT & Freelastica. Me salí con la mía, ¡incluso por fin me eché una novia bonita, seria y en condiciones!
¿Cuándo decide Bruno Garca que quiere dedicarse a la música? ¿Fue primero DJ o productor?
Ni una cosa ni la otra ¿cómo te quedas? Lo primero que hice fue ir por las cabinas rapeando bajo el seudónimo de BR1 MC. Solía formar parte de las sesiones de otros DJs, incluso iba con los ganadores en España de los campeonatos de DMC World. Lo hacía por cinco mil pesetas, una hamburguesa y algún que otro batido de chocolate. Al mismo tiempo hacía radio. Tuve mis propios programas como ‘Hablando de Ritmo’ o colaboré para la Cadena Ser / los 40P en ‘La noche se mueve’ con Adolfo Chacón y Cadena 100 ‘Fuerza 100’ con JD Periañez. Luego sí que lo primero que hice fue pinchar. Mi gran salto lo di nada más chapar la Expo’92. Fue desde 1994 que ya me hice sitio pinchando en macro-fiestas… que también siendo residente en salas como el J3, Fun Club o Bauhaus. A finales de los 90 es cuando por fin me puse a producir en serio, pertenecía a la banda Bockors donde era el MC a la vez que el beatmaker. Vivimos años a tope, teloneando –que no solo formando parte de un line up- a gente como The Prodigy, The Chemical Brothers, Junkie XL, Lunatic Calm, etc. Publicamos el LP “Free Rebel Sound”, y otro que estaba listo para la Edel alemana, “Apoyo Nocturno”, pero se quedó en el tintero. Bueno, en el estudio de Málaga ‘Grabaciones Inverosímiles’. Nos separamos. Una lástima, pero por otro lado, fue cuando me hice con mi gran amor con botones: un Roland SP-808. Ahí comenzó a construir en serio y en solitario el amigo Brunetto. Lancé 1º el álbum “Déjalo Así Bru”, luego vinieron “Homeself”, “B+” y finalmente “Sheroine” (ya en 2014). Pinchar me encanta, producir también. Pero la verdad es que sigo estando muy bien con mi currele ‘de día’. Sin el estrés de la noche, los viajes llenos de prisas y contratiempos, jornadas enteras sin descansar…
¿Cuándo decide Bruno Garca que quiere ser Brunetto?
Si marcamos una fecha exacta diría que desde 1994 ese tío que citas mutó en Brunetto. Primero, y por si no quedó claro, como DJ. Luego, y a partir del 2001 como productor en solitario. Además de ese BR1 MC que ya solté, tuve otro seudónimo, este fue BlandiBru, lo usé durante al menos cinco años mientras intercalaba mi lado más bailongo cono soniquetes más atmosféricos, trip hoperos o jazzeros.
¿Cómo definirías la música de Brunetto? ¿Qué influencias tiene?
La pregunta del millón. Del millón de influencias, vamos. Las tengo de todos los tipos y colores. Me encanta empaparme de todo lo que me atrae. Cerrarse puertas creo que es un error, aunque no un pecado. En general mi música siempre ha sido sincera. Me ha encantado experimentar, sobre todo con la mutabilidad de los beats (rotos a ser posible). Siempre me he caracterizado por tener un puntito oscuro –cuasi tétrico a veces- pero con pellizcos y texturas luminosas. Musicalidades que me han influido desde siempre han sido lo cinematográfico (¡me pirran las bandas sonoras de ciencia ficción y terror!) y lo atmosférico y eso que ya contaba de ritmitos y ritmacos. Géneros que me han pervertido en el buen sentido: trip hop, drum’n’bass / ragga jungle, ambient, techno, industrial, rock electrónico, rap 80’s e incluso el neo soul ¿Poco eh? Pues venga, le sumamos a eso que me encanta la música ‘clásica’ y compositores como Claude Debussy, Isao Tomita, Erik Satie, Vangelis, Badalamenti… Ahora mismo amo lo que hacen ‘compositores más de nuestro tiempo’ como Jon Hopkins, Clark, Lusine, Ben Frost, Apparat, Robert Del Naja o James Lavelle.
OK, ya vemos que eres un hombre muy atareado, y que Freelastica ocupa gran parte de tu tiempo. ¿Cómo sacas tiempo para el estudio?
Pues, haciendo honor a la otra agencia para la que también trabajo desde marzo de 2010 – Miracle MGMT– me lo monto como si de un milagro se tratase. Apenas tengo tiempo disponible para encerrarme en el estudio como a mí me gustaba y solía hacer antes. Esto es, sin premisa alguna, tan solo enchufaba los cacharros y me ponía a crear esqueletos, bases, sampleaba, experimentaba y luego lo cubría todo con capas, texturas sintéticas. Jugaba sin mirar un solo instante el reloj. Me olvidaba hasta de las comidas. Ahora eso es pura utopía. Cuando tengo un par de horas libres (normalmente un viernes o un domingo por la noche) me siento e intento ser lo más productivo posible. Es una presión que reconozco odio mogollón, pero de momento es lo que toca, resolver los trabajos –sobre todo eso, los encargos- en tiempo record. Bueno que la mayoría de las herramientas ya son familiares, y que crear piezas originales o remezclar canciones sigue siendo algo enriquecedor y excitante. Cualquier día le doy la vuelta a la tortilla, no lo descartemos. Y tras este ciclo tan sacrificado a la comunicación y prensa, viré hacia un terreno como es musicar documentales (algo que ya he hecho) y mi gran sueño, cine. Tengo un proyecto nuevo, de hecho aún está gestándose en el vientre que irá en este sentido: Wolf and Amadeus.
Hablemos de Humanity. ¿Cómo surge la idea? ¿Por qué pensaste en Bearoid para las voces?
Pues precisamente el origen del tema viene de lo que supuestamente tendría que haber sido la primera canción como Wolf and Amadeus. Y de hecho no se titulaba así, sino “Permanent Muses”. Se trataba de una producción que empecé a desarrollar allá por finales de 2016, y estaba creada para ser solo instrumental. Colchones atmosféricos cinemáticos, IDM, sintetizadores, humo y ritmos menos sucios de lo que siempre destilé, incluso abusando de percusiones ‘Made in Roland’ entremezcladas con japonesas tipo Taiko. En un par de años, y tras interpretarla un par de veces en directo, meterle en contadas ocasiones mano al proyecto en el estudio a la vez que me embebía en él, llegué hasta el ‘Humanity’ que todos conocéis ahora. Antes de alcanzar la versión final, se me encendió una luciérnaga en la cabeza y fue la de atreverme a grabar con Bearoid. Desde el primer momento que lo escuché, me fascinó. Ayudé con la prensa de su “Dawn At Home EP” (Champagne Records, 2015). Luego en persona es un tío diez, muy listo, currante y con un gran sentido del humor. Conectamos rápidamente. El reto era tener su llama vocal entre mis capas oscurillas y toca-patata. Estoy muy contento de cómo quedó el atrevimiento, el experimento, mereció la pena esperar y que esta canción se cociera a fuego lento. Salió cuando tenía que salir, y por el sello que tenía que salir.
 Sacas por un buen sello valenciano, pero, ¿has probado ya la paella?
¿Sí o qué? La verdad es que Sincopat es un señor sello. Es un placer compartir travesía con gente como Piek, Darlyn Vlys, el capo AFFKT, etc. A tu pregunta: he probado paellas de mil colores, incluso algunas muy ricas en excursiones al campo, pero no ‘La Paella’. Espero hacerlo muy pronto, y por supuesto en tierras valencianas. Gracias Sincopat por invitarme a que esto suceda, porque, ¿me acabáis de invitar verdad? 🙂
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *