beGun: “Sería un puto desastre que mi canción siga viva en spotify mientras el lugar que le da nombre desaparece.”

Su Kuria EP está siendo uno de los lanzamientos más hermosos y cautivantes de lo que llevamos de 2018. beGun presenta una paleta de sonidos de lo más variada, además de un mensaje claro y conciso: El mundo se va a la mierda. Cuéntanos, ¿quién es la persona que hay detrás de beGun? ¿Desde qué edad empieza a verse atraído por la música electrónica?
Pienso que no resulta fácil disociar al productor musical de la persona que hay detrás y aunque a veces sea necesario hacerlo, al final lo que uno hace suele un reflejo bastante fiel a lo que uno es realmente. Quizás sea inocente pero yo todavía creo en ese mercado musical, el honesto, el de la gente que produce como herramienta de expresión, porque ama la música y no necesita generar personajes ficticios o alter egos virtuales para causar un mayor impacto (y/o vender más tracks). En este caso, beGun refleja bastante mi carácter a todos los niveles, no solo en cuanto al tipo de música que hago sino al enfoque general del proyecto, y lo digo en lo bueno y en lo malo porque hay mil cosas que me encantaría corregir. A nivel de edad, pues empecé muy joven en el mundo de la música, vengo de estudiar en conservatorio donde toqué varios instrumentos y durante todo este tiempo he ido construyendo diferentes proyectos hasta llegar a un cierto equilibrio con beGun, que es sin duda el que más recorrido ha tenido y con el que me siento más cómodo.  
Tu proyecto de beGun es relativamente nuevo. ¿Cuándo consideras que empezó, y con qué trabajos publicados?
El proyecto nació en 2013 y durante los dos primeros dos años fue bastante prolífico, se publicaron varios EPs: San Francisco, Madrid, Shanghai, Mumbai, etc y se hizo una muy buena difusión a nivel de España y Latinoamérica gracias a un equipo de management y comunicación excelente. Pasada esa fase inicial, sobre el año 2015 tuve un problema muy serio con mi anterior sello y eso me dejó bastante tocado… me encerré durante varios meses en el estudio para preparar el disco y al final salió publicado en 2016, AMMA, en Foehn Records. Ese disco tuvo muy buena acogida a nivel prensa y a nivel booking, pero aquello no acabó de consolidar el nombre a nivel de circuito europeo. Fue entonces cuando decidí re-enfocar las producciones hacia un terreno un pelín más orientado a la “pista de baile” (entre muchas comillas) pero sin perder de vista ni renunciar a la esencia del proyecto a nivel musical… y pienso que ese estos últimos EPs que han salido en 2018, tanto Kuria (Sincopat) como Slum (Nazca), reflejan bien ese cambio. El leitmotiv de beGun siempre ha sido el rollo paisajista, muy orgánico y un punto emotivo… esa identidad se mantiene en estos tracks y se mantendrá en el futuro.  
El espectro sonoro de beGun es muy rico en texturas y detalles. ¿Cómo se construye el sonido de beGun? ¿Qué influencias tenías y sigues teniendo?
En realidad la tendencia que tengo últimamente es ir rebajando capas, porque llegó un momento en que se me fue de las manos. Hay una máxima que aplica en el mundo de la producción musical que a veces se me olvida: menos es más. No por añadir dos millones de texturas y otros dos millones de capas, el track va a sonar mejor… a veces es tan simple como tener una buena idea y desarrollarla con paciencia y con cariño. Dicho esto, sí es verdad que me siento cómodo en el detalle, me gusta cuando una canción se hace cada vez más interesante a medida que uno la va escuchando una y otra vez. Obviamente, y por suerte para mí, este proyecto no busca el hit fácil por lo que ese curro de ambientación, de generar texturas sonoras, me sigue pareciendo atractivo. La diferencia es que ahora lo que intento es centrar la atención del oyente en elementos más concretos, no tanto en la atmósfera general del track.
El nombre de Kuria proviene de una isla del Pacífico, la cual dentro de unos años posiblemente se hunda. Te vemos muy mentalizado con el efecto climático. Sin duda esta es una buena forma de dar visibilidad al problema. ¿Crees que se está haciendo lo suficiente para evitarlo?
Siempre he pensado que sería una frivolidad un poco pretenciosa por mi parte el abanderar una causa social, porque (por suerte o por desgracia) no soy un altavoz tan grande como para causar un impacto social real. Lo que sí intento es generar un contexto argumental en los releases y darles un sentido, que no estén vacíos de contenido, siempre con el ánimo de despertar curiosidad en el oyente y no tanto “concienciarlo” de nada. La idea de vincular cada canción a un lugar concreto del planeta, además de ayudarme a acotarlo el terreno compositivo, me permite narrar una historia o, como en este EP, poner el foco en algún acontecimiento que directa o indirectamente nos afecta a todos. Las islas Kiribati, en medio del Pacífico, desaparecerán del mapa si el planeta sigue calentándose y como comentamos en la nota de prensa “sería un puto desastre que la canción siga viva en spotify mientras el lugar que le da nombre desaparece.”  
¿En qué consiste una actuación de beGun? ¿Se trata de un directo? ¿Qué máquinas llevas?
El live ha ido evolucionando mucho durante los últimos años hasta llegar a un punto en el que estoy bastante satisfecho. A nivel de directo, trabajo principalmente con tres sintes (DSI Prophet, Elektron Analog Four y Waldorf Blofeld) más varios controladores, mezclador y teclado master. Por otra parte, siempre le he dado muchísima importancia al apartado visual porque me parece una parte fundamental del live: desde el 2016 el directo va linkado a una película completa que montamos y proyectamos en tiempo real, de manera que ambos campos adquieren tienen la misma importancia, audio y video. Eso le da un sentido al conjunto y nos permite generar un discurso A/V compacto.  
¿Alguna vez pinchas música de otros? ¿Te consideras selector de música?
Sí por supuesto. La mitad de los bolos que hago son en formato djset. Siendo honesto, pinchar no es lo que más me flipa comparado con el directo, pero sí entiendo que es una parte fundamental en cualquier proyecto electrónico. Al final no solo se trata de presentar tu música sino también ser capaz de generar un “speech” coherente mediante la selección de tracks ajenos… y cuanto más tiempo le dedicas a esa selección, mejor set podrás presentar.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *